Claves para entender el Sistema de Tratamientos para las Adicciones y el Consumo Problemático de Sustancias

    Darse cuenta de que su hija o hija adolescente o adulto necesita ayuda para controlar su consumo de sustancias o adicción puede atemorizar y abrumar. Si no tiene idea de cómo empezar a buscar esa ayuda, no se sienta solo. No existe una respuesta única para todas las personas, por lo que se necesita mucho tiempo y energía para averiguar qué tipo de ayuda necesita su hija o hijo, y cómo puede obtenerla. No importa en qué punto emocional, mental o físico se encuentre usted, nosotros estamos aquí para ayudarlo.

    Explore las opciones

    Para la mayoría de la gente, la palabra “tratamiento” puede hacerles pensar en centros de rehabilitación o desintoxicación. En realidad, aunque es especialmente importante para tratar el consumo excesivo de alcohol o benzodiazepinas, la desintoxicación no es un tratamiento, pues solo se enfoca en aliviar los síntomas físicos de la abstinencia, y los centros de rehabilitación son apenas una entre varias opciones. Hay distintos tipos de tratamiento para el trastorno por uso de sustancias, para pacientes hospitalizados o ambulatorios, además de que algunos son más intensivos que otros.

    Aprenda sobre las opciones de tratamiento disponibles, teniendo en cuenta que el programa que escoja debe abordar los problemas físicos, psicológicos, emocionales y sociales de su hija o hijo, además de su consumo de sustancias.

    La evaluación de un médico —que analizamos a continuación— puede ayudarle a decidir cuál es el mejor tipo de atención para su hija o hijo.

    Cuáles son sus necesidades

    Conseguir el tratamiento adecuado para su hijo es un proceso, y para entender las opciones médicas se necesita un examen cuidadoso, voluntad y precaución. Si ha buscado en internet ayuda o tratamiento para su ser querido, es probable que haya visto anuncios de servicios de referencia para tratamiento gratuitos. Muchas veces estos servicios están afiliados a empresas privadas con fines de lucro. Es posible que algunas de estas empresas ofrezcan un tratamiento confiable, pero es importante estar bien informado antes de pagar por un servicio que podría poner los intereses económicos de otras personas por encima de los deseos y la salud de su familia.

    Trate de que su hijo sea evaluado para poder escoger la mejor atención posible. Las evaluaciones generalmente las realizan proveedores clínicos independientes y pueden incluir un examen clínico y una prueba para detectar qué sustancias consume su ser querido. Estas pruebas sirven para seleccionar cuál es el nivel de atención más apropiado. El componente de su seguro médico referido a la salud mental y los trastornos de la conducta seguramente cubrirá la evaluación, aunque es posible que haya un copago u otros gastos adicionales.

    Para encontrar un proveedor de servicios clínicos, use los directorios de la Oficina de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés), que cuentan con servicios en español mediante su línea telefónica. También puede usar los directorios de la Asociación Estadounidense de Medicina de la Adicción (ASAM) o los servicios de Psychology Today, aunque estos recursos sólo se encuentran en inglés.

    Si por cualquier motivo no es posible conseguir una evaluación clínica, considere los siguientes puntos para decidir cuál es el programa de tratamiento más adecuado para su hija o hijo. La cobertura y los beneficios incluidos en su seguro, que se analizan a continuación, también deben ser tomados en cuenta en su decisión.

    • Capacidad para tratar otros problemas físicos o de salud mental
    • Opciones para recibir consultas a distancia
    • Transporte disponible y a qué distancia está de su casa
    • Género y orientación sexual de su ser querido
    • Adecuado para la edad de su hija o hijo
    • Consideraciones culturales
    • Credenciales profesionales del personal y cuántos empleados hay por cada paciente
    • Apoyo escolar o laboral
    • Participación de la familia
    • Cursos de habilidades para la vida y actividades recreativas
    • Uso de medicamentos
    • Atención tras el tratamiento

    Puede ser útil pedir los horarios diarios o semanales de los programas para saber qué tipo de asesoría y actividades se ofrecen y cómo su hija o hijo pasará el tiempo.

    Consideraciones financieras

    Si su hijo cuenta con seguro médico, obtenga toda la información que pueda sobre los beneficios específicos para tratamientos incluidos en su plan de seguro, como:

    • Los requisitos que necesita para obtener autorización para el tratamiento
    • Deducibles, copagos, coseguro y cualquier otro costo para usted
    • Las opciones que tiene en caso de que se niegue la cobertura del tratamiento

    En caso de que su hija o hijo no cuente con seguro médico, averigüe cuáles son los programas estatales o federales, así como las opciones de ayuda financiera que ofrecen algunos proveedores de servicios clínicos. Algunos ofrecen becas escolares o tarifas reducidas, aunque es necesario preguntarles.

    Buscando un proveedor clínico

    La Oficina de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) tiene y administra la base de datos de búsqueda más completa de proveedores de tratamiento en el país. Su herramienta de búsqueda, Find Treatment, ofrece varias opciones para hacer una búsqueda más específica, incluyendo clases de tratamiento, tipos de atención, pagos aceptados, idiomas en que se ofrecen los servicios, etc. Antes de usar esta herramienta, es recomendable que usted ya haya decidido qué tipo de tratamiento podría ser más adecuado para su ser querido. Para ayudarlo en su decisión, la línea de atención telefónica ofrece asesoría en español. Usted solo tiene que marcar este número 1-800-662-HELP (4357) y esperar las instrucciones para conectar con un asesor que hable español.

    • Para necesidades de tratamiento más específicas, SAMHSA también ofrece un directorio de programas de tratamiento para consumo de opioides, conocidos como OTPs por sus siglas en inglés. Aunque el servicio está en inglés, SAMHSA ofrece servicios de traducción telefónica en varios idiomas, incluido español. Las OTPs, conocidas anteriormente como clínicas de metadona, ofrecen programas para tratar el uso de opioides, incluida la heroína y los medicamentos de receta.
    • Buscador de médicos y tratamientos con buprenorfina. Esta sustancia, también conocida por las marcas Suboxone, Subutex, Zubsolv y otras, es una de varias clases de medicamentos para tratar los trastornos por uso de opioides. La buprenorfina está regulada de manera tan estricta que los médicos y programas que la ofrecen deben recibir autorización para recetarla. Use este buscador para encontrar programas autorizados cerca de usted. La asistencia telefónica en español está disponible.

    Cuando haya hecho una lista de posibles proveedores de tratamiento, es importante llamarles y hacer todas las preguntas que considere necesarias para decidir quién puede ayudar de mejor manera a su familia.

    Una vez que se haya decidido por unos cuantos proveedores, llame a su compañía de seguros. Los proveedores pueden asegurar que aceptan cierto seguro médico pero es necesario que verifique con su aseguradora si en realidad cubre el tipo de servicios seleccionados para el programa específico que usted esté considerando.

    Comenzando el tratamiento

    Cuando llegue el momento de comenzar el tratamiento, es importante mantenerse al pendiente, comunicándose con su hija o hijo, e informándose de todo lo que pueda suceder. Considere que incluso las experiencias exitosas tienen altibajos.

    Presentamos a continuación algunas cuestiones para las que usted debe estar preparado:

    • Puede haber una lista de espera. Si este es su caso, puede llamar al Departamento de Servicios de Salud Mental y Adicciones de su estado (o la agencia de gobierno encargada de estos temas en su estado) para ver si pueden recomendarle los programas de tratamiento disponibles. Las recomendaciones de otras personas en las comunidades de apoyo son una de las mejores maneras para conocer dónde o cómo recibir tratamiento más rápidamente. En algunos casos, solo se necesita insistir y llamar con frecuencia para que su ser querido avance en la lista de espera.
    • Asegúrese de que su hija o hijo firme la forma de consentimiento para que el proveedor clínico comparta información con usted. De otra manera, el proveedor clínico seguirá la Ley de Transferencia y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPPA, por sus siglas en inglés) y no podrá compartir información con usted.
    • La admisión es un proceso largo. Incluye preguntas sobre la salud mental y el uso de drogas de su hija o hijo y de su familia, así como sobre su historial médico y educativo. Su hija o hijo, lo mismo que sus pertenencias, pueden ser revisados a su llegada. Para algunos, esto puede ser una invasión de la privacidad, pero es necesario e importante para garantizar que el sitio sea seguro para todos.

    Atención continua

    El tratamiento no acaba después de que una persona es dada de alta; más bien, ese es el momento en que el trabajo duro apenas comienza. La atención continua debe ser parte de cualquier plan de tratamiento. Las familias necesitan un plan que pueda aplicarse de manera realista una vez que su hija o hijo sea dado de alta.

    Le presentamos elementos importantes a considerar para el plan inicial de recuperación de su hija o hijo.

    • Grupo de apoyo o asesor para la recuperación. Su hija o hijo necesitará ayuda y apoyo para aprender a vivir la vida sin consumir sustancias.
    • Asesoría continua. Sobre la base del tratamiento, la asesoría puede fortalecer las habilidades de vida, así como las técnicas para evitar recaídas, lidiar con los factores desencadenantes y ofrecer un espacio para controlar los impulsos de consumir.
    • Situación de vida. Una vivienda segura y estable es fundamental, ya sea en el hogar familiar, con un pariente o amigo, o en alguna residencia para la sobriedad.
    • Medicamento. Es posible que su hija o hijo necesite del apoyo de un psiquiatra especializado en adicciones para tratar el consumo de sustancias y otros problemas de salud mental. Seguir el plan de medicación y mantener un diálogo abierto con el psiquiatra es clave.
    • Naloxona para opioides. Si su hija o hijo está en tratamiento por consumo de heroína y otros opioides, asegúrese de tener a la mano naloxona (Narcan) y aprenda a usarla.
    • Estructura. Diseñar una vida en torno a la escuela, el trabajo, los pasatiempos, la socialización y otras actividades sanas puede llevar a mejores resultados.
    • Apoyo familiar. Reforzar los comportamientos saludables, fijar límites, usar técnicas para escuchar y que usted asista a sus propios grupos de apoyo puede ayudar a su hija o hijo a tener éxito en la recuperación.

     

    Published

    April 2022