No es raro centrarse exclusivamente en su hijo cuando están luchando con el consumo de sustancias. Usted puede encontrarse rastreando cada uno de sus movimientos y consumido por la preocupación. Es completamente comprensible que te deje sintiéndote ansioso y agotado.

    Una parte crítica de la solución es su propio autocuidado. El autocuidado no solo te ayudará a sentirte mejor personalmente, sino que te hará un mejor solucionador de problemas. También tendrá el beneficio adicional de mostrarle a su hijo la mejor manera de sobrellevar el estrés.

    El peaje emocional y físico

    Cuando se enfrentan al consumo de sustancias u otros comportamientos no deseados de un niño, muchos padres y cuidadores solo pueden pensar en qué hacer para que se detenga. Esto es a expensas de su propio bienestar. Es fácil sentirse abrumado por las emociones negativas. Los padres pueden sentir miedo, ira, resentimiento, culpa y vergüenza. Algunas personas se aíslan, evitando a familiares y amigos, así como conversaciones sobre lo que está sucediendo con su hijo.

    A menudo surgen problemas físicos. Usted puede tener dolores de cabeza tensionales, insomnio y malestar estomacal. Una madre compartió que usaba la comida como fuente de consuelo, ganando libras no deseadas comiendo mangas de galletas. Otra compartió que se encontró bebiendo una copa extra de vino, poniéndolo en una taza de té para que su familia no supiera que estaba bebiendo más para sobrellevarlo. La situación mina la energía emocional y física, a menudo dejándolo sintiéndose indefenso y desesperanzado.

    El autocuidado como antídoto

    Entonces, ¿cuál es el antídoto? Autocuidado, lo que significa tomarse el tiempo para asegurarse de que está en su mejor momento. Esto puede significar comer y dormir bien, socializar, participar en pasatiempos y ejercicios, pasar tiempo con otros miembros de la familia y prácticas de atención plena como meditar y hacer yoga. Puede incluir establecer más límites con su hijo y otras personas, por ejemplo, poder decir “no” cuando se siente agotado o infringido. En algunos casos, participar en terapia puede ayudar a desarrollar un plan de acción y mantenerse en el buen camino.

    Mientras que algunos lectores abrazarán la noción de cuidar de sus necesidades personales, otros, con los ojos rodando, pensarán: “¿Quieres que haga algo agradable para mí cuando mi mundo se está desmoronando a mi alrededor?!” La respuesta es “Sí” por varias razones, entre las cuales no la menor es que personalmente te sentirás mejor y desarrollarás más resiliencia.

    Mejora del bienestar

    Según la Dra. Barbara Fredrickson, investigadora principal del Laboratorio de Emociones Positivas y Psicofisiología de la Universidad de Carolina del Norte, el autocuidado para aumentar las emociones positivas como la alegría, la gratitud, la esperanza y la serenidad ayuda a las personas de múltiples maneras:

    “Cuando las personas aumentan sus dietas diarias de emociones positivas, encuentran más significado y propósito en la vida. También encuentran que reciben más apoyo social , o tal vez simplemente lo notan más, porque están más en sintonía con el toma y dadas entre las personas. Reportan menos dolores y molestias, dolores de cabeza y otros síntomas físicos. Muestran conciencia consciente del momento presente y mayores relaciones positivas con los demás. Se sienten más eficaces en lo que hacen. Son más capaces de saborear las cosas buenas de la vida y pueden ver más posibles soluciones a los problemas. Y duermen mejor”.

    “Tienes que cuidarte también porque tienes que mantenerte fuerte; tienes que ser más fuerte que tu hijo a través de esto. Porque si no lo haces, ¿cómo vas a ayudar a tu hijo?”
    – Carol Allen, madre

    Mejor resolución de problemas

    Como indica el Dr. Fredrickson, las personas no solo se sienten más saludables, sino que son más capaces de resolver problemas. La importancia de esto no puede ser exagerada, ya que cuando nos sentimos agotados de esta lucha, es fácil reaccionar y tomar decisiones rápidas, en lugar de tomarse el tiempo para pensar en la situación en cuestión. Su mejor juicio y habilidades para resolver problemas son necesarios para abordar los comportamientos no deseados de su hijo.

    Modelar formas de sobrellevar la situación

    El otro beneficio significativo del autocuidado es que le permite modelar un comportamiento saludable y habilidades de afrontamiento para su hijo. Por ejemplo, si llega a casa del trabajo, le dice a su hijo que fue un día realmente estresante y luego sale a caminar o toma una ducha caliente para relajarse, está modelando una manera saludable de lidiar con los altibajos de la vida.

    Incluso los pequeños pasos importan

    El autocuidado no es un deporte de espectadores. Si bien puede parecer difícil, trate de infundir su vida con algo positivo sobre una base diaria durante la próxima semana. Disfrute de una taza de café con un amigo, compre algunas flores frescas, encienda una vela, dé un paseo por la naturaleza, pase diez minutos haciendo un rompecabezas. Sea lo que sea, tómate un tiempo para nutrirte y ver cómo te sientes. Será un regalo no solo para usted, sino también para su hijo y otros seres queridos.

    “Me siento atrapado(a), preocupado(a), herido y triste… y culpable por sentirme como me siento.” “¿Cuánto tiempo durará esta mentira? Lo amo, pero no confío en él.” “A veces me sorprendo preguntándome si su muerte sería más fácil. Me odio por tener pensamientos así. ¿Estoy solo(a)?”…