Cómo Hablar Sobre el Uso de Marihuana

    ¿Cómo empezar la conversación? ¿Qué decir? Estamos aquí para ayudar. Entre la legalización, la normalización de marihuana en la cultura pop y las nuevas formas de utilizar (comestibles como dulces o golosinas, vaporizadores, concentrados), se está volviendo más y más complicado saber cómo empezar una conversación sobre el consumo de marihuana con sus hijos.

    Empiece con una mejor comprensión de los efectos de la marihuana en el cerebro adolescente

    Las partes que se desarrollan primero en el cerebro de los adolescentes son las partes responsables por la coordinación física, la emoción y la motivación. Sin embargo, la parte del cerebro que controla el razonamiento y los impulsos – conocida como la corteza prefrontal – no madura completamente hasta la edad de 25 años.
    Es como si las otras partes del cerebro estuvieran debatiendo, mientras la corteza prefrontal no está lista para jugar el rol de árbitro. Esto puede tener efectos notables en el comportamiento de su hijo, como:

    • Dificultades de retener o controlar las emociones
    • Tener preferencia a las actividades de bajo esfuerzo y de alta excitación
    • Deficiencias en planificación y falta de juicio (sin considerar las consecuencias negativas)
    • Comportamientos impulsivos y más arriesgados, incluyendo experimentación con drogas y alcohol

    Durante los años de adolescencia y cuando llegue a ser un adulto joven, su hijo es especialmente susceptible a los efectos negativos de cualquier uso de drogas/sustancias, incluyendo marihuana. La evidencia ha demostrado que el consumo de marihuana durante la adolescencia puede reducir potencialmente el coeficiente intelectual (IQ) de una persona e interferir con sus habilidades y otros aspectos del bienestar.[1] Incluso el uso ocasional de marihuana puede causar que los adolescentes participen en comportamientos arriesgado, se encuentran en situaciones vulnerables y toman malas decisiones bajo la influencia.

    download

    Descargué su guía gratis sobre cómo hablar con su hijo de marihuana

    Nuestra Guía de Conversación Sobre la Marihuana incluye datos sobre el uso de la marihuana y sus efectos en el desarrollo del cerebro de los adolescentes. También incluye preguntas comunes hechas por adolescentes y las respuestas sugeridas para los padres, acompañado con consejos de cómo llevar una conversación productiva.

    DESCARGUÉ AHORA

    Entre en un estado de á nimo mas preparado

    Si se está preparando para tener una conversación sobre la marihuana u otras sustancias, las siguientes son claves para una conversación efectiva:

    • Mantenga su mente abierta. Cuando un hijo o joven se siente juzgado o condenado, serán menos receptivos al mensaje. Trate de proyectar un clima objetivo y abierto.
    • Trate de ver la situación de la perspectiva de su hijo. ¿Cómo prefiriera ser dirigido cuando se habla de un tema difícil? Trate de recordar cómo se sentía cuando usted era un adolescente.
    • Sea claro con sus objetivos. Planifique lo que quiere lograr con la conversación.
    • Tenga un actitud tranquila y relajada. Afrontar la conversación con ira o pánico hará que sea más difícil de lograr sus objetivos.
    • Sea positivo. Enfrentando la situación con vergüenza, ira o tácticas de miedo serán contraproducentes. Trate de usar curiosidad, respeto y comprensión.
    • No de un sermón. Un sermón probablemente llevara que su hijo deje de prestarle atención, bloquee o evite la conversación, o que usted logre enojar a su hijo, o peor.
    • Encuentre un ambiente cómodo para empezar la conversación. Si usted planifica o anuncia una reunión con su joven, es probable que recibirá resistencia de parte de su hijo. Mientras que una conversación más espontánea e informal reducirá la ansiedad para ambos.
    • Sea consciente del lenguaje corporal. Señalar con el dedo y llevar los brazos cruzados son gestos cerrados, mientras que piernas que no están cruzadas y una postura relajada son gestos más abiertos para tener un dialogo más positivo.

    ¿Qué digo?

    Desafortunadamente, no hay un guion para saber exactamente como hablarle a su hijo sobre la marihuana, pero hay algunos argumentos comunes y preguntas que su hijo puede hacerle que son muy probables – y tenemos sugerencias sobre cómo usted puede responder.

    Ellos dicen: “Yo sólo estoy usando marihuana de vez en cuando los fines de semana, así que no es la gran cosa.”
    Usted le podría preguntar: “¿Qué te haría sentir como que es una gran cosa para ti?”
    Razonamiento porque esto funciona: Esto les pone a pensar en el futuro, y analizar cuáles son sus límites. También le dará a usted una idea de lo que es importante para él o ella. Si el uso de marihuana progresa y se cruzan algunos de estos límites, usted puede recordarle de sus reglas y reforzar los limites.

    Ellos dicen: “¿Preferirías que beba alcohol? La hierba (marihuana) es mucho más segura.”
    Usted le podría decir: “Honestamente, no quiero que hagas nada que pueda hacerte daño. Estoy interesado en saber por qué crees que la hierba o marihuana es más seguro que el alcohol.”
    Razonamiento porque esto funciona: Esto le recuerda a su hijo que usted se preocupa por su bienestar. Expresando curiosidad genuina acerca de su proceso de pensamiento va a ayudar que sea más abierto con usted.

    El panorama de drogas continuará cambiando con los tiempos, pero la única cosa que se mantendrá constante es la necesidad de apoyo y la información en la crianza de un hijo/joven. Usted es la influencia más importante y más poderosa en la vida de su hijo. Estamos aquí para ayudarle por el camino.

    Last Updated

    July 2020

    [1] NIH on Drug Abuse in Spanish, https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/drugfacts/la-marihuana#mjextracts


    CONNECT WITH US

    Sign up to join our community working to end addiction.

    Please leave this field empty

    By entering your email address above you are opting in to receive email communications from Partnership to End Addiction and agreeing to our Terms of Use and Privacy Policy.

    No, thanks. Take me to the website.