Abordar el Uso de Sustancias: Establecer Límites y Supervisar el Comportamiento


Las reglas proporcionan una manera concreta de permitir que su hijo entienda lo que se espera de él o ella y aprenda el autocontrol. No asumas que “saben” que no quieres que beban o consuman drogas. Los adolescentes y adultos jóvenes no tratan bien las áreas grises, por lo que cuando se les ofrece alcohol o drogas, no desea ninguna confusión en sus mentes.


ESTABLECER REGLAS Y CONSECUENCIAS

Las reglas son una señal para su hijo de que usted se preocupa por ellas y su seguridad. Y las consecuencias son una forma de ayudarlos, no de hacerles daño. Una consecuencia firme, como ponerse a tierra o tener que renunciar a un privilegio de diversión, es un recordatorio de lo que no se debe hacer en el futuro.

Cuando establezca reglas y consecuencias, sea muy claro: asegúrese de que su hijo entienda los límites que ha establecido antes de que haya oportunidad de hacer algo mal. Una gran manera de hacer esto es realmente escribir sus expectativas el uno para el otro (estar en casa antes del toque de queda, conseguir un viaje a casa de una fiesta si las cosas se salen de control), y firmar conjuntamente en ellos.

MONITOR

Monitorear el comportamiento de su hijo se trata de vigilar más de cerca y comunicarse regularmente sobre su paradero, amigos y más.

REALIZAR UN SEGUIMIENTO Y TOMAR NOTAS

Cuando se sospecha el consumo de drogas, e incluso una vez que se confirma, es útil mantener registros de todo lo que le preocupa a lo largo del tiempo: la fecha, la hora, dónde ocurrió, qué se encontró y los cambios con el tiempo. Su hijo puede tratar de convencerlo de que las cosas no sucedieron de la manera que usted recuerda, o que las cosas que encontró no son lo que usted cree que son. En el caso de que sea necesario buscar ayuda externa, sus notas proporcionarán información invaluable.