Su hijo o hija ha comenzado a vaporear, a consumir drogas o a beber. ¿Es esto lo que hacen los chicos? ¿Esto va a llevarlo a consumir otras drogas o se va a convertir en un problema? No deje la respuesta librada al azar.

Cuán preocupado debo estar?

El 90 por ciento de las adicciones comienzan durante los años de adolescencia. Desde los 10 años hasta pasados los 20 años, se producen cambios masivos en el cerebro adolescente para desarrollar capacidades relacionadas con el control de los impulsos, el manejo de las emociones, la resolución de problemas y la anticipación de consecuencias. El consumo de sustancias durante este tiempo puede predisponer al cerebro para ser más susceptible a la adicción y a otros trastornos de la salud mental, especialmente en los niños, los cuales son más vulnerables.

¿Cómo puedo saber si mi hijo es más vulnerable a la adicción?

El consumo de cualquier sustancia tiene efectos negativos en un cerebro adolescente. Pero su hijo es más vulnerable a la adicción si tiene alguno de los siguientes factores de riesgo:

Si su hijo presenta alguno de estos factores, es especialmente importante que tome con seriedad el consumo de cualquier sustancia y actúe.

Actúe

Muchos padres sienten que no hay mucho más que puedan hacer más allá de sermonear o castigar a su hijo si lo encuentran bebiendo o usando otras drogas. Pero hay maneras comprobadas de motivar a su hijo para que reduzca el consumo de sustancias. Puede tener una conversación con su hijo sobre el consumo de sustancias sin que todo se derrumbe y comenzar a promover conductas saludables que desea ver y desalentar las que no desea, especialmente las relacionadas con el consumo de sustancias.

Las herramientas y los recursos que se mencionan a continuación tienen por objeto ayudarle a ayudar a su hijo. También ofrecemos una biblioteca completa de recursos para padres, que incluye nuestras guías sobre el vaporeo y a marihuana disponibles para descargar de forma gratuita.